El periodismo bueno es malo

libreta

Hace ya algún tiempo que el periódico no recibe ningún burofax, y eso me preocupa. Temo que hayamos dejado el oficio en un rincón, arrumbado. Uno teclea de otra manera cuando sabe que la lupa del que manda se sitúa sobre cada frase. Suda en cada párrafo, consciente de que está sobre el filo. Cuando el político de turno, inquisitorial y con inquina, halla un motivo de pleito hasta en una coma. A diferencia de con una novela, que termina cuando el final aparece abruptamente, cambiando el guion a su autor en la penúltima página pero sobre todo rompiendo los esquemas del lector -tan desconcertado que se inflama y lanza improperios-, en el periodismo uno no es consciente de que lo ejerce hasta que incomoda. En los tiempos que corren, en el caso del poder, la reacción es previsible: o amenaza con el juzgado o con aumentar la subvención. Se dice que no eres periodista hasta la primera demanda, o hasta el primer fax que exige una rectificación. Es que el honor se cotiza muy alto.

En mis 7 años de ejercicio del periodismo local he visto un poco de todo. A una compañera, juzgada por lo penal pero felizmente absuelta por llamar tránsfuga a un tránsfuga. A otro, impune pese a su “habilidad” para recoger declaraciones. A un asesino escupiendo a un fotoperiodista mientras era conducido ante al juez. A un alcalde a coces con la prensa, antes de la declaración de su líder y benefactor. A un mando de la Policía reprochando que la competencia dé más espacio a un robo. Por eso me sorprenden poco las declaraciones, con todos los participios mal expresados, del consejero de Justicia e Interior de Andalucía. El alto cargo dijo que el periodismo es un océano de ciencia con un milímetro de profundidad. Como si no lo hubiera escrito ya en su día Julio Camba: “Tanto al periodista como al peluquero se les exige que hablen de todo, y para hablar de todo hay que saberlo todo, lo que es sumamente difícil; o no saber absolutamente nada, lo que es más difícil todavía”.

Siempre que dudo o me vence el hastío pienso en Paco Sarria, compañero y sin embargo amigo. Mentor en todo aquello que no es consabido: en cómo afilar las preguntas, en cómo desconfiar. Hace un par de meses, se le coló un efecto en mitad de la emisión. Estaba repasando los titulares del día cuando, al llegar a una frase sobre la transparencia de la Diputación, una risa enlatada saltó a antena, inopinadamente. No era más que toda la ciudad descojonándose. Paco, decano del Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, estuvo en las llamadas listas negras en el pasado, y sospecho que también ahora. Se dice que algún político grabó su número en su agenda poniendo “Danger”. Por eso, precisamente, no dudo de que es periodista. Incómodo, mordaz y escéptico en un contexto local tan proclive al servilismo.

Periodistas. No somos infalibles, ni puros, ni perfectos. Cometemos errores garrafales y gramaticales. Intentamos cobrar por lo que damos gratis. Locos por buscar un clic. Desapasionados, a veces. Obedecemos órdenes editoriales, a su vez, muy obedientes. Seguimos llamándonos periodistas aunque trabajemos para un político. Pensamos solo en nuestra firma, en nuestro ombligo, en avanzar a codazos, en titular para un tuit. Damos lecciones y la cagamos igual. Somos una profesión mal considerada por méritos propios. Asumido todo esto, que además quede claro: si los aludidos tienen poder y te elogian, has fallado. Lo dejó claro ese maestro de periodistas que ha sido Miguel Ángel Bastenier: “El periodismo declarativo está muerto, porque la gente habla para salir en el periódico. Hay que publicar lo que se calla, que es lo difícil”.

Anuncios

Un comentario en “El periodismo bueno es malo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s